Jump directly to the Content

News&Reporting

Los 10 mejores descubrimientos de la arqueología bíblica de 2021

Las evidencias del gusto de Herodes por la jardinería, los métodos de la crucifixión romana y unos plátanos de Filistea aumentan nuestra comprensión del mundo de la Biblia.
|
EnglishPortuguês简体中文Indonesian繁體中文русский
Los 10 mejores descubrimientos de la arqueología bíblica de 2021
Image: Mahmoud Khaled/Getty Images

La arqueología necesita años, décadas e incluso medias centurias. Al meticuloso trabajo de excavar y tamizar le siguen largos periodos de espera, análisis e interpretación. Pero los últimos doce meses han visto anuncios regulares de desarrollos y descubrimientos —algunos esperados, pero otros bastante sorprendentes— que profundizan y expanden nuestra comprensión del mundo de la Biblia.

De todas las últimas noticias arqueológicas de 2021, estas son las diez mejores historias:

10. Las habilidades de Herodes el Grande en jardinería

El rey Herodes —más conocido en la Biblia por ordenar las muertes de todos los niños de la edad de Jesús— resultó tener una afición por la jardinería. Muestras del terreno de las excavaciones de su palacio de Jericó, tomadas hace casi medio siglo, se analizaron recientemente y las partículas de polen revelaron una horticultura sofisticada [enlaces en inglés].

Pinos, cipreses, cedros y olivos miniatura crecían en macetas de arcilla que fueron recuperadas originalmente por el arqueólogo Ehud Netzer. Muchas de las especies de árboles no hubieran crecido en el desierto que rodeaba Jericó, haciendo del jardín una demostración de la grandeza de Herodes, una hazaña hortícola para impresionar a invitados y súbditos.

9. El parque de diversiones de Herodes al lado del mar

La Autoridad de Antigüedades de Israel anunció el redescubrimiento y la preservación de la basílica de Herodes el Grande en Ascalón. Herodes era conocido en sus tiempos por las espectaculares localizaciones de sus palacios y fortalezas, y esta construcción de estilo romano, un edificio público para actividades comunitarias, no fue una excepción.

El enorme edificio, más grande que un campo de fútbol, en un principio se descubrió hace más de un siglo, pero es ahora cuando ha sido reexcavado y arreglado para que atraiga visitantes al Parque Nacional de Ascalón. La reconstrucción final incluirá un pequeño teatro antiguo llamado odeón, pilares y capiteles de mármol y enormes estatuas de mármol de deidades paganas.

8. Un monumento fronterizo de un faraón bíblico

Descubierto en los terrenos de un granjero al noreste de Egipto, este monumento epigrafiado lleva el nombre de uno de los pocos faraones mencionados por nombre en el Antiguo Testamento. Hofra dirigió un ejército egipcio hacia Judá para ayudar al rey Sedequías a resistir una invasión de parte del rey babilonio Nabucodonosor. La estratagema solo tuvo un éxito temporal y, fiel a la profecía en Jeremías 44:30, el faraón fue asesinado por sus enemigos después de una desastrosa incursión en Libia.

La estela contiene quince líneas de jeroglíficos, hasta ahora sin traducir. Mostafa Waziry, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, la describió como una estela fronteriza que «el rey erigió durante sus campañas militares hacia el Este». Esto presenta la interesante posibilidad de que estuviera describiendo la campaña de Hofra para apoyar a Sedequías.

7. Una ciudad egipcia desconocida

Los arqueólogos anunciaron el descubrimiento de una ciudad anteriormente desconocida en la orilla oeste del Nilo cerca de Luxor. Se cree que es una de las ciudades egipcias más grandes jamás desenterradas, y data del reinado del faraón Amenhotep III. Este faraón era el abuelo de Tutankamón y, más importante aún quizá, el nieto de Amenhotep II, quien muchos estudiosos evangélicos creen que se trata del faraón del Éxodo.

La ciudad parece haber sido abandonada repentinamente. Puede ser que los habitantes hubieran sido sacados de sus casas cuando Amenhotep IV, más conocido como Akenatón, reunió a los trabajadores para que construyeran una capital completamente nueva en el centro de Egipto. Lo que se conserva hoy en día puede revelar muchos detalles de la vida diaria en Egipto alrededor de la época de Moisés.

6. El pie de una crucifixión

La práctica romana de la crucifixión es bien conocida a partir de las fuentes antiguas, incluyendo el relato de los Evangelios de la muerte de Jesús. Sin embargo, hasta fechas recientes la única evidencia arqueológica de la crucifixión se había encontrado en una tumba en una cueva Israel en 1986. A principios de diciembre de 2021 se anunció que se había excavado un esqueleto de una tumba en Fenstanton, en Cambridgeshire, Inglaterra. Los restos tenían un clavo introducido hasta la parte de atrás del pie derecho. El enterramiento se fecha alrededor del 400 d. C., durante la ocupación romana de Inglaterra.

5. Más descubrimientos en el Mar Muerto

La Autoridad de Antigüedades de Israel anunció los resultados de un proyecto arqueológico de cuatro años en cuevas de difícil acceso con vistas al Mar Muerto. Los descubrimientos incluyen puntas de flecha, monedas, peines, los restos momificados de una niña pequeña y docenas de fragmentos de textos bíblicos. Los fragmentos de rollos, que contienen pasajes de Zacarías y Nahúm, no están relacionados con los textos producidos por la comunidad de Qumrán, conocidos como los rollos del Mar Muerto. Sin embargo, arrojan luz al arduo trabajo de traducir y transcribir las Escrituras [enlace en español].

Para los arqueólogos, el descubrimiento más impresionante ha sido una cesta de 10 500 años de antigüedad.

La cesta, completa y con la cubierta intacta, data del periodo neolítico precerámico, y constituye la cesta más antigua que existe. Es una reminiscencia de las cestas bíblicas, como la que llevó a Moisés en el libro de Éxodo, las que llevaron las sobras cuando Cristo alimentó a las multitudes en los evangelios y la que ayudó al apóstol Pablo a escapar de la persecución, cuando lo ayudaron a bajar por los muros de Damasco.

4. Yavne, simplemente Yavne

La moderna ciudad de Yavne, localizada entre Tel Aviv y Asdod, ha sido un lugar prolífico para los descubrimientos arqueológicos en 2021. La ciudad está creciendo rápidamente, y a medida que se prepara una gran cantidad de terreno para la construcción de nuevas viviendas, los arqueólogos están descubriendo artefactos maravillosos.

Hace unos 1500 años Yavne era un centro industrial de producción de vino, que producía aproximadamente dos millones de litros de vino al año. Los arqueólogos han descubierto cinco grandes áreas de producción de prensas de vino, cada una del tamaño de medio campo de baloncesto, junto con cuatro grandes bodegas y hornos para cocer jarras para almacenar el vino. También encontraron una antigua prensa de vino del periodo persa, datada alrededor del año 300 a. C.

En las décadas posteriores al templo judío de Jerusalén, Yavne se convirtió en un centro espiritual, el hogar de muchos rabinos y del sanedrín. Se ha excavado un edificio identificado con ese periodo y se ha restaurado un precioso mosaico que data de hace 1600 años.

Tal vez el descubrimiento más raro en Yavne ha sido un huevo de gallina intacto de hace mil años, encontrado en los restos de una letrina.

3. Un salón de banquetes del Monte del Templo

Se ha excavado y abierto a recibir visitas un lujoso edificio público ubicado junto al Monte del Templo. Partes del edificio se descubrieron en primer lugar por el arqueólogo británico Charles Warren en 1867, y el lugar fue excavado parcialmente en 1966. Ahora que la excavación está completa, los arqueólogos han datado su construcción en el 20 d. C., es decir, durante la vida de Jesús.

El edificio contiene dos cámaras idénticas, separadas por una fuente elaborada. La naturaleza lujosa de la instalación y su colindancia con el Monte del Templo indican que probablemente fue usado por los miembros de la élite de la comunidad judía del primer siglo, la familia de los sumos sacerdotes y otras figuras del liderazgo religioso.

Los arqueólogos dicen que fue dañado por un terremoto en el 33 d. C., y después se reconstruyó y se reconfiguró para que fueran tres salones abovedados. La fecha de destrucción sugiere una posible evidencia del terremoto registrado en los relatos de los evangelios en la crucifixión de Jesús.

2. La jarra de Gedeón

«Jerobaal» es el nombre que se le dio a Gedeón en Jueces 6:31-32 después de que este destruyera un altar al dios pagano Baal. Significa «Que Baal contienda contra él». También es el nombre encontrado por escrito en un fragmento de una jarra de cerámica excavada en Khirbat er-Ra’i, un yacimiento próximo a Tel Lakhish (Laquis) al sur de Israel.

Es poco probable que la jarra perteneciera al mismo Gedeón. Khirbet er-Ra’i está ubicada a unos 160 kilómetros al sur del valle de Jezreel, donde la Biblia dice que Gedeón tomó a un pequeño ejército y destrozó a una fuerza mucho mayor de madianitas. Los arqueólogos que están excavando en Khirbat er-Ra’i fechan el estrato en el que se encontró la cerámica en el 1100 a. C., el periodo de los jueces, pero posiblemente un siglo después de Gedeón, basándonos en la cronología interna de la Biblia.

Sin embargo, existen pocos registros arqueológicos de este periodo, así que el descubrimiento que enlaza un nombre bíblico a esa era es notable.

Los arqueólogos también dicen que el descubrimiento proporciona evidencias de la expansión de la escritura alfabética desarrollada por primera vez por cananeos que vivían en Egipto alrededor del 1800 a. C. Cerca de Laquis, donde se han encontrado unas cuantas inscripciones alfabéticas cananeas del Bronce Tardío, puede que se encontrara un centro para la preservación de la escritura alfabética. También se anunció en 2021 el descubrimiento de una inscripción alfabética en Laquis, fechada en el siglo XV a. C.

El nivel de alfabetización en el Antiguo Testamento sigue siendo tema de debate entre los estudiosos. Es interesante destacar que la historia de Gedeón hace referencia a un joven que «anotó los nombres de los setenta y siete jefes y ancianos de Sucot» (Jueces 8:14).

1. Una segunda sinagoga en Magdala

La Universidad de Haifa anunció el descubrimiento de otra sinagoga del siglo I en Magdala a finales de diciembre, ubicada en la orilla noroeste del Mar de Galilea. La primera sinagoga de Magdala, descubierta hace doce años, era destacable porque estuvo en uso antes de la destrucción de Jerusalén, cuando la adoración todavía se centraba en el templo. Ahora hay dos.

Solamente se han excavado un puñado de sinagogas del siglo I en Israel. De todas ellas, estas son las que más probablemente Jesús visitó durante su ministerio (Mateo 4:23) debido a su localización junto al camino entre Nazaret y Capernaúm, y su asociación con el pueblo natal de María Magdalena.

Esta segunda sinagoga, ubicada a menos de doscientos metros de la primera, fue descubierta mientras se preparaba el terreno para un proyecto de ampliación de una carretera. «Ahora está cambiando nuestra comprensión de la vida judía de este periodo», según la Autoridad de Antigüedades de Israel. Muchos estudiosos han pensado que las sinagogas florecieron y asumieron una función más religiosa solo después de la destrucción del templo de Jerusalén. Esta nueva evidencia parece indicar que las sinagogas, que en los primeros tiempos se parecían más a centros comunitarios, iban más allá de las actividades religiosas.

Bonus: las bananas filisteas

Sabemos que el rey Salomón daba de comer a sus invitados res, cordero, venado y aves, además de pan, dulces, dátiles y otras delicias. Pero, ¿plátanos?

La cantidad de agua necesaria para hacer crecer plátanos hace de ellos un fruto improbable en el antiguo Israel; sin embargo, un nuevo estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences informa de ciertos restos inesperados que se rascaron de los dientes de cananeos y filisteos que murieron en el segundo milenio a. C., el periodo del reinado de Salomón. Los dientes no mienten: comieron plátanos.

Las evidencias de la dieta indican «una red de intercambio dinámica y compleja que conectaba el Mediterráneo con el Sur de Asia», según el informe. Christina Warinner, antropóloga de Harvard y una de las principales investigadoras, ha dicho que puede ser que la fruta importada estuviera seca, al igual que las modernas chips de banana de hoy en día.

Gordon Govier es el editor de Artifax, una revista de arqueología bíblica trimestral, y presentador del pódcast The Book & The Spade.

Traducción por Noa Alarcón.

Edición en español por Livia Giselle Seidel.

[ This article is also available in English Português 简体中文 Indonesian 繁體中文, and русский. See all of our Spanish (español) coverage. ]

March
Support Our Work

Subscribe to CT for less than $4.25/month

Read These Next

close